Blogia
Cada día hago menos y soy más

Un mar de sensaciones

Llego tarde. Tropiezo con mis pies al pedir la llave de taquilla y el consentimiento de la de recepción me permite empujar la barra de paso hacia las instalaciones. El olor a cloro se intensifica al llegar al vestuario. Abro, desvisto, calzo, recalco y cierro. Se atasca el candado. Las prisas me vacilan y me siento. Suspiro. Me acerco al espejo para embutirme el gorro de látex. Hoy no hay tiempo para muecas. Recoloco la ropa y cierro por fin la puerta metálica. Desaparezco con los pies semidesnudos y diez minutos menos de clase.  Un arsenal de gorros flotantes se gira sonriente a mi llegada. ¡Yo ya he precalentado! Exclamo con la lengua fuera. Me remojo mis mofletes rojos bajo una ducha de agua fría. Alzo la vista y veo una hilera de hombres sudorosos haciendo bicicleta estática tras el cristal que nos separa. No entiendo la esclavitud a la que se someten pero también les sonrío: voy a pegarme un chapuzón a la salud de todos ellos. El gorro es un ingenuo antifaz que hace sea incapaz de reconocer las caras cuando van vestidas de calle. Somos las sin nombre, nos llamamos por el número de semanas o por el mes en el que va a nacer. Una de descomunal barriga me acerca un churro de espuma de más de metro y medio. Omito toda broma recurrente y me incorporo a la gimnasia acuática comenzada. A los brincos sucesivos con el churro entre las piernas le siguen brazadas de espalda con el churro oprimido contra el pecho. Al flote boca abajo con el churro de tablilla, el nado hacia delante con un pataleo escandaloso. Tiempo de descanso. Me ajusto mi artilugio a la nuca y  otro fálico flotador de igual proporción a las pantorrillas. Soy una hoja seca en una charca de verano. Oigo las voces de las compañeras distorsionadas bajo el agua. Mientras floto me desplazo. Permanezco liviana sobre el líquido que me abraza. Contemplo el cielo enmaderado. Un azul cegador entra a través de uno de sus ventanales. Cierro los ojos y miro a través de mis párpados claridades nuevas. Oigo mi respiración a través de mi cuerpo mientras mis oídos se taponan. Me estoy convirtiendo en burbuja mientras simulo estar relajándome. Entonces me dejo escurrir entre los flotadores y me sumerjo con religiosa suavidad. La caída es un baile de movimientos lentos y armoniosos. Las prisas desaparecen y los tropiezos se amortiguan. La brusquedad no existe. El ruido no molesta y los sonidos son el hilo musical que me acompaña. No tengo frío ni sensación de humedad. La línea que trazan mis contorneos se corrige con la misma corriente generada. Inhalo oxígeno sin respirar. Se está tan bien aquí abajo que no entiendo la evolución de los anfibios a reptiles ni el miedo a morir bajo el mar.

Un pitido agudo procedente de fuera recuerda que la clase ha terminado ya.

Salgo de la piscina arrastrando mis kilos reales y la experiencia vivida.

-Nos pensábamos que te habías ido ya. Dónde has estado todo este tiempo?

-Buceando en el mar de los recuerdos, con mi maestra, mi hija, a la que aún le quedan 4 meses de experiencia vital.  


Que los disfrutes Paula.

Pero sal cuando te toque, que aquí fuera verás que no se está tan mal.




¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

13 comentarios

John Manuel Silva -

Te debía una visita desde hace rato.
No sabía que estabas embarazada, es muy bello lo que expresas. Además con el comentario donde dices: "No sabes bien lo que me ha costado escribirlas jajaja Los posesivos, y en concreto el "mi" delante de personas, se deberían erradicarrrrr Los odio!!" Me has puesto a pensar.

guardafaro -

Pues no, aquí afuera no se está tan mal; dependiendo de en donde vivas y, sobre todo, sobre todo del ángel que te toque por madre.

yolijolie -

gracias a ti por hacer un blog culinario tan ameno.
recuerdo tu enlace:
http://elo-cocina.blogspot.com

Salud!

PUNTIYO -

gracias por visitar frecuentemente mi blog de cocina

Puntiyo -

Como dijo Serrat: "Vas a parir felicidad".
Vive con intensidad estos momentos.
Pásalo bien.

yolijolie -

Es mía en la medida en que yo formo parte de un todo del cual me alimento y me hace ser cada día (es lo que tiene escribir recien levantada)

Que tengáis una estupenda mañana.
Un fuerte abrazo

Carvalho -

Tuya, suya...¿qué más da? Por lo pronto has empezado a ponerte en su lugar probando sensaciones muy similares a las que ella está experimentando. Imaginar ese baile concentrico de seres rodeados de líquido acogedor constituye una hermosa figura.

Alicia -

Ya estás de cinco meses?!?!!.
No tengo palabras solo un gesto perplejo. Haz memoria...si,si...esa es la cara que he puesto.
un beso

Cantro -

Me alegro de enterarme de que pronto habrá otra mujer en el mundo que porte tus ojos.

Buenos días, Yolanda

PD Deberías pasarte por mi álbum en flickr, dónde otra Yolanda proclama su belleza al mundo. Espero que te guste

Suleiman -

Es TU, porque tuyo es el cuerpo que la acoge mientras se prepara para las vicisitudes que encontrará cuando lo abandone, porque parte de ti siempre estará en ella, porque la amarás como no habrás amado nunca a nadie, porque la verás crecer mientras la cuidas y la preparas para que sea tan maravillosa como tu, porque ya forma parte de tu ser y de tu estar, y aunque es un pronombre posesivo, no la poseerás jamás, pero ella siempre será TU hija, y tu SU madre.
Un besazo para las dos!!!

antoniaiam -

Lo siento, MI estimada, pero creo que cada día me vuelvo más sentimental y todo me produce un suspiro, ay!, así que tendrás que aprender a tolerarme en mi nueva faceta de tía-yaya...

yolijolie -

No sabes bien lo que me ha costado escribirlas jajaja Los posesivos, y en concreto el "mi" delante de personas, se deberían erradicarrrrr Los odio!! Nadie es de nadie! jajaja pero al final lo puse, soy una simple y vulgar futura mamá...
Haz el favor de quitarte esa idea de "al cuadrado" que, todo y hacerme sonreír e inflarme como un globo aerostático, no soy de la escuela de los que piensan que un hijo es una proyección de su ser, etc...
¿todo esto de aquí arriba es miedo? hmm...jjaja
Un besazo Antonia (jamás te he llamado "mi tía",nonono..)
Ay!!!
Que tengas un fantástico día


antoniaiam -

Sólo dos simples palabras en lo que has escrito y se me han puesto los pelos de punta: "mi hija". Tengo una foto en casa (de la época en la que hacer una foto era algo casi extraordinario) en la que estamos las dos: tú apenas tienes unos meses, yo te sostengo en brazos. De repente he notado que en este momento estás entrando en una nueva dimensión, en una realidad en la que vas dejando de ser mi pequeña (gran) sobrina y te vas convirtiendo en una madre y que, dentro de poco, serás tú quien sostenga a esa renacuaja que nada en tu interior. Es alucinante pensar que, de alguna forma, te has multiplicado, te has elevado al cuadrado…
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres